Destacados

ver más
CONCURSO DE CORTOMETRAJE: LA IGUALDADPOR Institución Educativa Adventista Unión Los Olivos
017/07/2018

¡¡EXPRÉSATE CON OTRO ROLLO, DILO SIN ODIO!!! Concurso de cortometrajes nivel secundario

¿Cómo ser #UnBuenMaestro?POR Institución Olivos
¡Conéctate con la naturaleza!POR Institución Olivos
#DíaMundialDeInternetPOR Institución Olivos

Vídeos

ver más

Matrículas Abiertas

Plan Lector

BLOG PORTAL

Lectura Bíblica: Génesis 3

La desobediencia trágica

1 La serpiente, la más astuta de todos los animales del campo que Dios, el Señor, había hecho, dijo a la mujer: “¿Así que Dios os dijo que no comáis de ningún árbol del huerto?” (Apoc. 12:9; 20:2) 2 La mujer respondió a la serpiente: “Del fruto de los árboles del jardín podemos comer, 3 “pero del fruto del árbol que está en medio del jardín Dios dijo: ‘No comáis de él, ni lo toquéis, para que no muráis’ ”. 4 Entonces la serpiente replicó a la mujer: “No es cierto. No moriréis; 5 “sino que Dios sabe que el día que comáis de él serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, conocedores del bien y del mal”. 6 Cuando la mujer vio que el árbol era bueno para comer, agradable a los ojos y codiciable para alcanzar sabiduría, tomó de su fruto y comió. Y también dio a su esposo, que comió igual que ella. 7 Entonces se abrieron sus ojos, y al darse cuenta de que estaban desnudos, cosieron hojas de higuera y se las ciñeron. 8 Entonces oyeron a Dios, el Señor, que se paseaba por el jardín a la brisa del atardecer. Y el hombre y su esposa se escondieron de su presencia entre los árboles del jardín. 9 Pero Dios, el Señor, llamó al hombre y le dijo: “¿Dónde estás?” 10 Y Adán respondió: “Te oí andar por el jardín y tuve miedo, porque estaba desnudo. Y me escondí”. 11 Dios le dijo: “¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol que te prohibí que comieses?” 12 El hombre respondió: “La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y comí”. 13 Entonces Dios, el Señor, dijo a la mujer: “¿Qué has hecho?” Y la mujer respondió: “La serpiente me engañó, y comí”. (2 Cor. 11:3)

Primera promesa de un Salvador

14 Y Dios, el Señor, dijo a la serpiente: “Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo. Sobre tu pecho andarás y polvo comerás todos los días de tu vida. (Rom. 16:20; Gál. 3:16) 15 “Enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y el Descendiente de ella. Tú le herirás el talón, pero él te aplastará la cabeza”. 16 A la mujer le dijo: “Multiplicaré en gran manera los dolores de tus embarazos. Con dolor tendrás tus hijos. Ansiarás a tu esposo, y él te dominará”. 17 Y al hombre le dijo: “Por cuanto obedeciste a la voz de tu esposa y comiste del árbol que te había prohibido, maldita será la tierra por tu causa. Con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. 18 “Espinos y cardos te producirá, y comerás las plantas del campo. 19 “Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra de donde fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás”. 20 Y Adán llamó a su esposa “Eva”, porque ella sería la madre de todos los vivientes. 21 Y Dios, el Señor, hizo al hombre y a su esposa túnicas de pieles, y los vistió.

El hombre expulsado del Edén

22 Dios, el Señor, dijo: “Ahora el hombre es como uno de nosotros, conocedor del bien y del mal. Así, evitemos que alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma y viva para siempre”. 23 Por eso el Señor lo sacó del jardín del Edén, para que labrase la tierra de donde fue tomado. 24 Después de expulsar al hombre, Dios puso querubines al oriente del jardín del Edén, y una espada encendida que se revolvía por todos lados para guardar el camino al árbol de la vida. (Sal. 104:4)

Banners

Octubre de 2018

 

Volver

DomLunMarMieJueVieSab
30123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031123